Las navidades siempre son épocas de festejos y felicidad, pero también resultan semanas de excesos, malos hábitos y rutinas que hacen peligrar la salud de nuestros dientes.

Turrones, chocolates, peladillas, mazapanes, polvorones, mantecados, bombones, carbón dulce, roscones, hojaldres, tartas, almendras garrapiñadas, frutas escarchadas y otros muchos alimentos que aunque son terriblemente apetecibles encienden la luz de alarma para nuestra salud bucodental.

La mayoría de las caries y otros problemas dentales se producen en estas fechas. La Navidad es sinónimo de comidas en familia, salidas con amigos y cenas con los compañeros de trabajo. Es una realidad que en estas fechas invernales pasamos gran parte del tiempo compartiendo momentos de felicidad y festejo y descuidamos, por tanto, nuestra higiene bucodental.

Varios de nuestros odontólogos más experimentados afirman  que “las malas costumbres llevadas a cabo en Navidad son muy agresivas para nuestra salud dental y pueden ocasionar graves daños a largo plazo. Mediante unos consejos muy sencillos podremos evitar consecuencias que perjudiquen a nuestras piezas dentales”.

Os dejamos 6 claves para disfrutar de la Navidad sin dejar de cuidarnos y no maltratar nuestra salud oral. Toma nota mental de las siguientes indicaciones y no dejes que tus dientes adquieran color carbón:

Turrones y demás dulces navideños

El turrón blando es el duro de las siguientes Navidades… Esta afirmación podría atender no solo al sabor sino por connotaciones insalubres para nuestra boca. Y es que es aconsejable ingerir turrón duro debido a que su composición en su mayoría de almendra, miel, clara de huevo y bajo porcentaje de azúcar lo hace mucho menos nocivo para nuestros dientes que el turrón blando.

Si por el contrario eres de los que no puedes resistirte al placer de comer chocolate compulsivamente en Navidad, es preferible elegir chocolate negro al 70% como mínimo, pues tiene propiedades antioxidantes y cardioprotectoras y, de nuevo, bajo contenido de azúcar.

Navidad = exceso de azúcar

A pesar de que es inevitable tomar dulces típicos en estas fiestas, debes saber que los dulces más duros pueden ocasionar fracturas en los dientes e incluso pueden llegar a destrozar los empastes y dañar los tratamientos de ortodoncia. Así mismo, es recomendable evitar las golosinas pegajosas y los dulces blandos que crean inflamación en las encías. Por tanto, siempre es más recomendable consumir aquellos dulces suaves y nada pegajosos.

Consumo de alcohol

Los excesos con el alcohol no son recomendables para nuestra salud en general y para nuestros dientes en particular. Aunque resulte difícil es mejor brindar con bebidas sin azúcar o champán sin alcohol, y, si se consume, hacerlo con moderación e intentar al menos, combinarlo con agua.

Para los que no se resisten a consumir bebidas alcohólicas para brindar con sus seres queridos, siempre es mejor elegir vino tinto, ya que tanto el vino blanco como el champán son más agresivos para nuestro esmalte y para el cemento de la raíz dental.

Mucho cuidado con las bebidas con azúcar

Todo exceso con este tipo de bebidas facilita la creación de caries y causan gran daño en el esmalte. Para edulcorar el café o las infusiones es preferible usar el aspartamo, la stevia u otros edulcorantes.

Tampoco es bueno abusar de los llamados productos “light” o sin azúcar. Muchos de estos productos contienen grandes cantidades de fructosa, glucosa y otros azúcares que son igual de maliciosos para nuestros dientes y nuestra salud en general.

Aceite de oliva, aliado navideño

Como producto notorio en nuestra gastronomía el aceite de oliva tiene numerosas propiedades que benefician a nuestra salud y también a nuestros dientes. Al ingerir aceite, este deja una película invisible que protege todas nuestras piezas dentales de las caries y del desgaste dental.

Por consiguiente, no olvides aliñar tus ensaladas con este producto e incluirlo en tu menú diario durante estas fiestas.

El cepillo de dientes como las llaves de casa, contigo a todas partes

En Navidad solemos pasar mucho tiempo fuera de casa, lo que hace imposible llevar a cabo la rutina del cepillado tres veces al día. Y este es el punto en el que tenemos que tener mayor precaución, y llevar un cepillo dental con nosotros siempre que sea posible. Hoy en día hay cepillos muy pequeños y plegables que ocupan poco espacio. Este acto tan sencillo evitará problemas posteriores en nuestra salud bucodental.

Siempre que no sea posible utilizar un cepillo de dientes, intenta mascar chicle sin azúcar ya que favorece la producción de saliva y esta es la encargada de limpiar nuestra boca de gérmenes, neutralizando la acidez de los alimentos.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Leer entrada anterior
iDental y Fundación Tomillo
iDental atenderá gratis a jóvenes de la Fundación Tomillo

Cerrar