La preocupación por la salud no es una cosa de hoy en día. Existen numerosas curiosidades dentales derivadas de costumbres y tradiciones muy variopintas en muchos lugares del mundo, en épocas diferentes. Ya los egipcios realizaban extracciones y mitigaciones de dolores bucales, como hay constancia en sus representaciones artísticas.

En Sudáfrica es y ha sido siempre un hábito dentro de la cultura de los pescadores, originales de Ciudad del Cabo, la extracción de los dientes incisivos para así poseer la facultad de poder silbar de forma contundente. Un método de comunicación muy útil en distancias largas. En otras zonas de África también se realizaba antiguamente el mismo procedimiento con otros fines, más ancestrales o de índole afrodisiaca u ornamental.

Los mayas tenían la curiosa especialidad de diseñar adornos dentales con piedras preciosas, como la turquesa o el cuarzo, que se adherían al diente agrandándolo, e incluso en ocasiones se tallaba el propio diente. Todo ello con un fin místico y estético.

En Colombia todavía existe alguna tribu, como la de indígenas Zenúes, que solo recurren a la odontología no tradicional si les falla la que se rige por mitos mágico-religiosos, unos conocimientos transmitidos de generación en generación desde hace siglos.

En Indonesia es tradicionalmente habitual el afilar los dientes, principalmente las mujeres, con fines ideológicamente estéticos.  Todo ello con técnicas rudimentarias, como cuchillos,  y sin ningún tipo de anestesia. Algo también que ha llegado hasta nuestros días en México es la costumbre de quemar tortillas de trigo y limpiar las piezas bucales con ellas, desinfectando y limpiando la placa, obteniendo como resultado un blanqueamiento.

En Japón, del siglo X al XIII, había una costumbre muy peculiar que consistía en, a través de una solución de limaduras de hierro y vinagre, ennegrecerse los dientes, una tradición conocida como Ohaguro.

Otras tradiciones más actuales son las que tienen que ver con historias infantiles y los dientes de leche. El Hada de los dientes es de origen anglosajón, y está presente en países como Estados Unidos y Reino Unido. El mismo concepto en las culturas latinas posee la figura de un ratón, como en España el ratoncito Pérez.

En las culturas orientales se lanzan al aire los dientes de leche perdidos. Los del maxilar superior hacia abajo y los del inferior hacia arriba. A la vez se pide un deseo. Aunque también está relacionado con el buen desarrollo de la dentadura, de ahí la dirección del lanzamiento.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Leer más
sangran las encias
¿Por qué sangran las encías? ¿Cómo afecta a tu salud dental?

Cerrar